La belleza es el bienestar son dos nociones diferentes pero que tienen un vínculo estrecho. Hablamos de estar bien cuando nos sentimos en paz y en armonía con su cuerpo pero también con los otros. Hablamos de estar bien cuando hay una multiplicación de placer y una ausencia de pena o disgusto. Escuchar su cuerpo y respetarlo por la misma ocasión es una fuente de buena salud y sobre todo de higiene de vida. Hay muchas maneras de quedarse bien de salud y de respetar mejor a su cuerpo donde aquí tiene unos ejemplos: comer de manera equilibrada, practicar un deporte de manera regular y a su ritmo, evitar la angustia y el estrés inútil, beber agua de modo regular, no fumar. Todo esto puede ser considerado como siendo parte de las bases que hay que respetar para tener una buena salud de hierro. Pero somos todos los seres humanos y cada individuo que vive sobre tierra es diferente. Él vuelve entonces a cada uno de encontrar su propio ritmo y sobre todo el modo de vida que le convendrá mejor para sentirse bien en su piel.

Es importante anotar también que la salubridad del medio de vida es un elemento considerable para quedarse bien de salud. Vivir, comer y dormir en un lugar sano es primordial y casi crucial al bien ser cada de cada uno porque los microbios y las bacterias que viven alrededor de los lugares vividos dan origen al principio del dolor de mal estar. Entonces el ideal hay que a veces compartir consejos o experiencias con sus allegados para poder escapar a ciertas situaciones o de permitirle a su prójimo no caer en nuestros defectos. La belleza es una noción que es mucho más abstraída. Ella a un informe directo con una cierta percepción que tenemos ciertas cosas que nos proporcionan del placer, la emoción positiva o el sentimiento de satisfacción. Sentimos muchas veces este género de emoción a vista de algo, oyendo un sonido, mirando un objeto o un movimiento.