Salida de los sistemas arcaicos tal como el esclavismo o la servidumbre si deseamos tener una fuerza de trabajo en forma del tiempo o de mancha, hace falta respetar unas reglas contractuales. El empleo o el trabajo es hecho por un contrato pasado entre un empresario y su empleado cualificado o no, con vistas a la realización de un trabajo mediante una remuneración en cambio. Es un acuerdo de voluntad entre ambas partes, en el cual hay un lazo directo de subordinación entre el empresario y su asalariado. En materia de mano de obra, la empresa que es una piedra angular no despreciable, se debe de referirse la mirada a la elección de los futuros empleados, que se aplicarán a perfeccionar el funcionamiento de las dichas empresas. El empresario tiene la obligación de garantir a su asalariado, buenas condiciones de trabajo, en el cual este último evolucionará sobre la forma de una carrera.

La solicitación de un empleo, se manifiesta por el rodeo de una petición de contratación o de empleo y todas las piezas adjuntas que se añaden a esta petición como un curriculum vitae dice CV que recapitula su formación inicial y su experiencia profesional y una carta de motivación. Encontramos ejemplos de correo de este tipo de piezas adjuntas sobre sitios especializados. Esta petición debe señalar una atención particular, que debe tener el empresario con relación a las informaciones proporcionadas por el futuro empleado si éste es contratado. Por el rodeo de la interim las empresas pueden encontrar el personal para período corto. Ellos también pasan ofertas de empleo en forma de pequeños anuncios. Los gabinetes de reclutamiento y los cazadores de cabeza también proponen un servicio de cualidad para encontrar la persona que corresponderá mejor a la petición de la sociedad que procura reclutar.